18 de Julio del 2019

Gaming, un Power Up para el negocio de canal

EL mundo de los videojuego se ha consolidado como uno de las alternativas de entretenimiento más importantes y por supuesto, de negocio.
 

Por: Reseller / Sofía Pacheco

Durante años el mundo de los videojuegos se ha ido consolidando como una de las alternativas de entretenimiento más populares, evolucionando a la par sus tecnologías y contenidos, para atender a un público cada vez más ávido de experiencias realistas, inmersivas y desafiantes.

Un ejemplo está en los avances que ha hecho Dell, con su línea Alienware, incorporando incluso tecnología que rastrea el punto de visión del jugador, mediante un sensor que permite a los usuarios interacciones críticas con el equipo, desde acceso por detección biométrica hasta gestos programables para controlar con la vista acciones determinadas dentro y fuera del juego.

A nivel global, las cifras hablan: la expectativa de gasto en el mercado gamer superaba los $137 mil millones de dólares, 13.3% más de las ventas alcanzadas el año anterior. Estos números no son sólo buenas noticias para las firmas desarrolladoras ni para los fabricantes de consolas, ya que un porcentaje considerable de estos títulos están dirigidos a plataformas de cómputo, las cuales constituyen un 25% del mercado, un segmento que se espera crezca sus ingresos a una tasa anual de 1.8% hasta el 2021.

Es en este panorama que las empresas de TI se encuentran frente a un interesante nicho de oportunidad: uno que prioriza el desempeño de los equipos sobre su precio, esperando que estos potencien sus habilidades al interior del juego para tener una experiencia fluida.

Ante la constante evolución del mercado e innovaciones, los fabricantes concentran esfuerzos en estar a la par de las necesidades del mercado. Marcas como Intel, que mediante sus soluciones provee de potencia y un mayor desempeño a través de las diferentes líneas de procesadores diseñadas para manejar programas, juegos y experiencias al límite.

Otro caso es el de Lenovo, compañía que mediante su Serie Y ha creado un portafolio de laptops diseñadas para ofrecer a los consumidores una experiencia de juego distintiva, cuidando detalladamente desde la resolución de pantalla hasta la precisión en el toque de cada tecla.

Si bien la región de Asia Pacífica concentra el mayor mercado de gaming a nivel global, generando 52% del revenue de esta vertical; sin embargo, Latinoamérica se ha presentado como uno de los territorios de crecimiento acelerado en los últimos años, comprendiendo un promedio de ventas que alcanza los 4.9 mil millones de dólares, pero con una tendencia a la alza del 10.8% anual.

Para México, el panorama es aún más optimista, siendo el líder en el rubro dentro de la región, desplegando así una oportunidad valuada en 480 millones de dólares, tan sólo en lo que a PC respecta. Se estima que en el país hay unos 53.6 millones de jugadores activos, los cuáles generaron compras por más de 1.58 millones de dólares tan sólo en el 2018.

Empresas como Logitech apuestan por la construcción de un ecosistema colaborativo, donde las distintas marcas puedan aportar a la estructuración de una experiencia personalizada para el PC gamer, donde más allá del poder de cómputo se vuelve relevante la selección de los periféricos adecuados en un entorno donde elegir un mouse o unos audífonos sobre otros puede definir al ganador de la partida.

Es así que marcas como Kingston, a través de su división especializada HyperX, extienden una nueva era en productos de alto desempeño, innovadores y desarrollados en base a las exigencias de los gamers.

Por lo que la industria de TI tiene enfrente un trampolín de beneficios, para aquellos preparados para atender las demandas de consumidores cada vez más informados y exigentes en términos de tecnología, pero dispuestos a desembolsar cantidades significativas por contar con la artillería adecuada para desenvolverse en el mundo digital.

Marcas como Acer, con su línea Predator, han desplegado una nueva era del cómputo de escritorio de alto desempeño, presentando equipos robustos que ofrecen poder de procesamiento, velocidad de respuesta y resistencia al uso prolongado.

Estos elementos resultan obviamente más preponderantes para el gamer competitivo que para el de ocasión, una esfera que está comenzando a tener mayor presencia en México, al grado que se reporta que aproximadamente 1 de cada 9 mexicanos participa en torneos de eSports.

Las características que buscan los jugadores van más allá de las especificaciones de producto, ya que tienen un conocimiento profundo de los componentes y la manera en que el rendimiento de estos puede reflejarse en la partida, de ahí que este tipo de consumidores esté dejando atrás las soluciones empaquetadas, revitalizando el mercado de ensamble. Tal viraje puede resultar muy atractivo para los canales que tienen conocimiento de este rubro, pues a diferencia de la era de las cajas blancas, el armado de una PC de alto rendimiento puede conllevar márgenes considerables para los distribuidores.